sábado, 3 de abril de 2010

Y al tercer día, resucitó de entre los ciegos.


En realidad no estaba muerto, sólo andaba de parranda. De kilombo en kilombo, creando disturbios en la vía pública, meándome en la ley, soplando velitas y comiendo tortas con tortícolis. Como si quisiera entrar al guiness y constituyéndose en la bacanal más insana de todos los mundos posibles, el iskeu fest una vez más, era un éxito de la ingeniería moderna. Si fuera un postre, sería un pie de limón cubierto con chocolate en el pezón ajeno. Si fuera un deporte, sería ducharse a dos manos. Si fuera una pieza de ajedrez sería el arquero volante. Si fuera un suenho, sería la humedad en persona. Si fuera un sentimiento, sería la felicidad reciclada.

Como nunca antes, la libertad fue el condimento que amenizó la jornada, después de una noche fatídica en la que paseé siendo presa de rayos y centellas, porque alguien estaba en sus días de mujer cerca de mi aura. Igual, después de cerrar un flash los ojos e hibernar casi por 90 anhos cual Oso Yogui intoxicado con polvo de fluorescente, me desperté cerca de las 3 de la tarde a caminar en bolas un rato.

Mientras decidía qué hacer con mi vida, mi pecho era interceptado por flashbacks que me cuestionaban ciertos por qués. "¿Por qué los astros conspiran con la quiniela?. ¿Por qué todavía no inventan el fast food por e-mail?. ¿Por qué no nací en Carayaó y me ahorraba toda esta farsa de ponerme corbatas?. ¿Por qué uso corbata si estoy desnudo?. ¿Por qué en lugar de obligarles a memorizar el pasado no ensenhan a los infantes a disenhar portaaviones?. ¿Por qué a mí?. ¿Por queeeeeé…..?. ¡Susana…!".

Bueh. Lo importante igual era encontrar un entretenimiento para ese día. Para que la gente que me viene a saludar realmente sienta que mi cumpleanhos es temático y no otra pavada del capitalismo. A todo esto, pensé después que ya que estamos, no me vendría mal dejar este espacio en                                    blanco, para rellenarlo con unos jeroglifiquitos onda <:o) y así promociono cada fecha y se enteran más o menos de por donde ando. Pero a decir verdad, cuando el texto llegó a " <:o) Te invito a mi iskeu fe…" me colgué mirando una fila india de hormigas que llevaban escarbadientes, preservativos usados y 5 de las 6 temporadas de lost en devedé para fichar durante el invierno.

Cuando me di cuenta que ya eran cerca de las 9 pm y todavía no tenía una idea fuerte para  sustentar un post honesto que haga que uds., manga de 4 desempleados que piratean el internet del pudientito del barrio y cada tanto entráis a ejercer vuestro papel de voyeuristas mediáticos os digo: "¿¡¿Creéis que no se me pasó por la cabeza contratar un par de lesbianas calientes que desfilen en cuerpos pintados para que os animen?!?". Y……… la verdad que no, che. Y es una lástima, porque eso hubiera solucionado todo de entrada y pasábamos directo a los choripanes y la serenata cósmica de mi viejo.

De última no sirvió, porque enseguida me volví a quedar dormido sobre mi eje y encima sonhé que los babasónicos tocaban frente al negocio de empanadas que está acá en la otra cuadra. ¿O eso fue al día siguiente?. La verdad no me acuerdo bien. Pero finalmente, me contaron después los que se quedaron hasta esa hora, que a eso de las 3 de la madrugada cayó la cana y mientras todos escondían las cosas, un par de strippers rubias uniformadas se bajaron de la patrullera y se los llevaron atados con cadenas a cuesta de lamidas en el oído y leves pataditas. Al parecer, la joda siguió en el calabozo……

viernes, 2 de abril de 2010

Como Disneylandia pero sin Disney : El iskeu fest !.


  
En el segundo día del iskeu fest, ya nadie entendía lo que pasaba. Todo se vio signado por una seguidilla de sucesos estrafalarios de dudosa factoría, en la que nos vimos atrapados yo y mi acompañante (el búho por delante), mientras AsunZion era un inodoro que se había llevado toda la escoria hacia otras alcantarillas. Lo último que recuerdo del día anterior, fue que me senté a escribir algo que todavía no sé que es. Pero que estoy casi seguro está entre la traducción al braille de la adaptación para adultos de una Caperucita, quien harta de ser la esclava de los mandados de su abuelita, decide aceptar el empleo de secretaria del lobo, con la condición de ir a la oficina desnudita (de ahí la frase: “Caperucita: ¡Qué ojete tan grande tienes!”. “Ohhhh.....!!! Gracias, abuelita!..... ¿!?”). O acaso fue la esquelita que pegué en mi puerta, advirtiendo a mi familia que fui abducido por un escuadrón de serpientes volcánicas licenciadas en filosofía y expertas en el dialecto ushulu shama y que por causa de esto, volvería recién al día siguiente a mi casa.

Bueh, de una u otra forma todos sabemos que nadie me creyó, pero igual, esto me dio el “chan-wii” de salir a lidiar con un complejo tráfico de carritos estirados por bueyes (único transporte suburbano funcionando un viernes santo tipo 3 pm) y de esta manera, me largué de mis aposentos por algo más de veintipico de horas, para demostrar que mi cumpleanhos no tiene límites y que soy capaz de compartir mi felicidad hasta con publicanos y pecadores.   

Viendo la ciudad desolada, me comenzaron a entrar ganas de tener una máquina expendedora de algodones de azúcar gigante para forrar con ellos las calles y edificios y luego, sentarme a esperar que unas larvas mutantes radiactivas se los coman como entremés antes de invadir Tokio. Todo esto, sólo para averiguar qué tan bien paga Nat Geo por esta clase de documentos. Aunque por obvias razones, como armar tamanho set implicaba un innecesariamente excesivo costo de producción, que encima se duplicaba de onda por ser un día feriado, decidí mejor optar por otro divague, que también podía contribuir con mi ambición experimental. Y ENTONCES FUI A CONOCER EL LIDO BAR!.

Desde que me instalé sobre Palma y Chile, supe que moriría. Y que este onomástico sería el último. Nunca precisé si por la cantidad de yanquis que engullían la sopa dura con el mismo orgasmo que si estuviesen llegando a El Dorado. Pero sí, las 4 ó 5 sospechas que conjeturé eran la misma. O sea esa. Porque ese plato estaba maldito. En frente, el Panteón se erguía para que más turistas sigan robando cosas de acá, en este caso el alma de dicha arquitectura que cobija a los héroes de la Matrix. Lo que sí, después de media hora más o menos, me atendió la camarera. Para traerme mi pedido cuatro horas y 18 minutos más tarde. En fin, la silla de espera más tarde que temprano, se transformó en silla eléctrica. Y esa empanada de jamón y queso fue mi propio Mark Chapman.

Finalmente, el forense llegó y pidió que paguemos la cuenta al tiempo que uno de mis siete estómagos inició una reacción en cadena y todos fueron explotando primero por la enormidad del menú. Y luego por la enormidad del menú. Encima con pancito, qué loco!. Decí que por suerte, cuando estaba a punto de expirar por indigestión, unas horas después agarré en la tele el Mtv World Stage de Nirvana, que si no, se iba todo a la mierda. Te dije que ya nadie entendía lo que pasaba. O uds. qué dicen chicos ?.

jueves, 1 de abril de 2010

Woodstock se la come. El iskeu fest se la da !.



 - “¿Qué es el iskeu fest?”. Me preguntaron en cada test. Y sin dar vueltas, o porque estaba cansado y no tenía ganas de responder tantas veces lo mismo, en plan intelectualoide acudía a Lewis Carroll e iba al grano: - “Es mi no-cumpleanhos”. Desde hace un par de otonhos, orgías entre dioses y moluscos se convirtieron en mi pasatiempo oficial a la espera de la celebración del fuego, que cada 16 de abril recuerda cuando alguien me parió en un laboratorio oculto tras un pasadizo, apostado sobre un camino que da al Centro de AsunZion.

“Mirá vos……. Y está caro el tomate.” – era el frecuente comentario que continuaba la conversación.  
“La primera vez duró una semana.”- replicaba yo. 
“Si pero el tomate tiende nomás luego a subir en un 53,79% interanual.”. 
– “Bueno…… mi no-cumpleanhos también se hace todos los anhos. Y en el 2009, quise doblar la apuesta y así fueron 15 días ya”. 
– “Las peras también subieron, che. Esto le hace bien a la economía.” 
– “Siiii!!!! Tenías que ver lo mala que estuvo mi economía esa vez!. Porque había llegado recién de Argentina y me tomé un mes de vacaciones con saldo cero.”. 
– “Che y hablando de ensaladas, como que me dio hambre. Voy a ver qué hay en tu heladera.”. 
– “Bueno”.

Lo que sí, luego de 12 meses en los que las expectativas de que la cosa mejore son nefastas, hoy el iskeu fest volvió con todo y este anho, bajo el slogan corporativo “22 para 23”. Traduciendo esto al cristiano, durante las próximas 3 semanas, no van a encontrarse acá con lo que tenían acostumbrado. Si no que como esto está creciendo y ya casi son 4 personas las que me visitan por lo menos 2 veces cada bisiesto, durante abril tendrán en este recodo de la blogósfera, las notas mega zafadas a lo lastnightsparty.com de cada bar, copetín, despensita, coreano, balcón, azotea, plaza, parque, césped, campo, vip, vip gold, vip platinum, vip titanium, vip ultra super splash and your fuckin´ naked sister is in the bathroom of Carlitous, que tome o tomemos por asalto, en companhía de mis vandálicos amigos imaginarios y algunos que otros oscuros desconocidos, que luego del pedo que se agarran en un partido de truco, admiten ser tu padre.

Por lo pronto, el resumen cuenta que la primera fecha del tour cerró con una cantidad nula de invitados, quienes aprovechando las bondades del jueves santo católico, se descorcharon a sí mismos sobre mesas ajenas, errando por más de mil millas la sede de la fiesta, que en este caso fue mi colchoneta. La pinhata tenía forma de unicornio sarnoso, cuya constante picazón hizo que se reventara sola, pasando por alto que la tía que me la regaló, le había sacado punta al cuerno, para que en un descuido fuera yo quien se clavara con él.

A la tarde, en una bandejita de cartón estampada con la versión porno de Jélou Kity, (Hello Clitty), la merienda fue un uvasal con soda sin gas, ¿o era agua eso?. Seguido de una divertidísima llevada a lavar de mi ropa sucia. Después de esto, me sentí una quinceañera puta más, digna de mi propio “swit sixtín”, cuando me enteré que la noche se iba a poner hermosa, viendo en el diario que darían una versión especial de Pearl Harbor, con una minuciosa edición de todas las escenas en las que aparecían orientales y la advertencia de que esto, alteraría parcialmente el sentido de la historia. Yo no entendí nada, porque ¿en qué aparte aparece un uruguayo en la película?. Bah, de todas maneras el periódico era de hace 5 anhos.

Finalmente, ya en el declive de este gran puntapié no-cumpleanheril, el show principal fui yo mismo tarareando un tema de The Phenomenal Handclap Band, hasta que me aburrí y dormí contando abejas que saltaban cercas, pero que terminaban atrapadas entre los alambres de púas del patio del vecino, ante la sabrosa mirada de sus 15 rottweillers ninja.

- “Che loco, y ¿por qué lo que festejás tantos días tu cumpleanhos?”.
- “¡Qué te importa!”.