jueves, 1 de abril de 2010

Woodstock se la come. El iskeu fest se la da !.



 - “¿Qué es el iskeu fest?”. Me preguntaron en cada test. Y sin dar vueltas, o porque estaba cansado y no tenía ganas de responder tantas veces lo mismo, en plan intelectualoide acudía a Lewis Carroll e iba al grano: - “Es mi no-cumpleanhos”. Desde hace un par de otonhos, orgías entre dioses y moluscos se convirtieron en mi pasatiempo oficial a la espera de la celebración del fuego, que cada 16 de abril recuerda cuando alguien me parió en un laboratorio oculto tras un pasadizo, apostado sobre un camino que da al Centro de AsunZion.

“Mirá vos……. Y está caro el tomate.” – era el frecuente comentario que continuaba la conversación.  
“La primera vez duró una semana.”- replicaba yo. 
“Si pero el tomate tiende nomás luego a subir en un 53,79% interanual.”. 
– “Bueno…… mi no-cumpleanhos también se hace todos los anhos. Y en el 2009, quise doblar la apuesta y así fueron 15 días ya”. 
– “Las peras también subieron, che. Esto le hace bien a la economía.” 
– “Siiii!!!! Tenías que ver lo mala que estuvo mi economía esa vez!. Porque había llegado recién de Argentina y me tomé un mes de vacaciones con saldo cero.”. 
– “Che y hablando de ensaladas, como que me dio hambre. Voy a ver qué hay en tu heladera.”. 
– “Bueno”.

Lo que sí, luego de 12 meses en los que las expectativas de que la cosa mejore son nefastas, hoy el iskeu fest volvió con todo y este anho, bajo el slogan corporativo “22 para 23”. Traduciendo esto al cristiano, durante las próximas 3 semanas, no van a encontrarse acá con lo que tenían acostumbrado. Si no que como esto está creciendo y ya casi son 4 personas las que me visitan por lo menos 2 veces cada bisiesto, durante abril tendrán en este recodo de la blogósfera, las notas mega zafadas a lo lastnightsparty.com de cada bar, copetín, despensita, coreano, balcón, azotea, plaza, parque, césped, campo, vip, vip gold, vip platinum, vip titanium, vip ultra super splash and your fuckin´ naked sister is in the bathroom of Carlitous, que tome o tomemos por asalto, en companhía de mis vandálicos amigos imaginarios y algunos que otros oscuros desconocidos, que luego del pedo que se agarran en un partido de truco, admiten ser tu padre.

Por lo pronto, el resumen cuenta que la primera fecha del tour cerró con una cantidad nula de invitados, quienes aprovechando las bondades del jueves santo católico, se descorcharon a sí mismos sobre mesas ajenas, errando por más de mil millas la sede de la fiesta, que en este caso fue mi colchoneta. La pinhata tenía forma de unicornio sarnoso, cuya constante picazón hizo que se reventara sola, pasando por alto que la tía que me la regaló, le había sacado punta al cuerno, para que en un descuido fuera yo quien se clavara con él.

A la tarde, en una bandejita de cartón estampada con la versión porno de Jélou Kity, (Hello Clitty), la merienda fue un uvasal con soda sin gas, ¿o era agua eso?. Seguido de una divertidísima llevada a lavar de mi ropa sucia. Después de esto, me sentí una quinceañera puta más, digna de mi propio “swit sixtín”, cuando me enteré que la noche se iba a poner hermosa, viendo en el diario que darían una versión especial de Pearl Harbor, con una minuciosa edición de todas las escenas en las que aparecían orientales y la advertencia de que esto, alteraría parcialmente el sentido de la historia. Yo no entendí nada, porque ¿en qué aparte aparece un uruguayo en la película?. Bah, de todas maneras el periódico era de hace 5 anhos.

Finalmente, ya en el declive de este gran puntapié no-cumpleanheril, el show principal fui yo mismo tarareando un tema de The Phenomenal Handclap Band, hasta que me aburrí y dormí contando abejas que saltaban cercas, pero que terminaban atrapadas entre los alambres de púas del patio del vecino, ante la sabrosa mirada de sus 15 rottweillers ninja.

- “Che loco, y ¿por qué lo que festejás tantos días tu cumpleanhos?”.
- “¡Qué te importa!”. 

0 comentarios:

Publicar un comentario