lunes, 29 de mayo de 2017

UN FINDE ENTERO CON "LOS TELEPROMPTERS": LO NUEVO DE LOS TELEPROMPTERS.




Las cigarras presagian un cataclismo de psicodelia. Teclados de iglesias comienzan a copar el aire, mientras la voz del nunca bien ponderado Largo (ex batero de Rollinga Ross y ex instalador de Claro y actual The Bacalaos & Pink Lovers, papá de Benja e inventor de la #chipaguasopa), le pone alma a su propia misa satánica, soltando toda su rabia contenida contra los Pomelos del rockNa.



Es la redención que necesitaba este vengador urbano del tráfico de AsunZión. Un track ideal para escuchar en el último asiento de un bondi descompuesto sobre Mariscal López en pleno mediodía, hasta bancar a que venga la grúa. Frases poderosas como: “El Puerto de Asunción es su Luisa Lane” y: “Sus palabras son un tesoro escondido”, están como para pedirle a Kenji que las imprima en un par de remeras.


La adolescencia de todos los que no teníamos cable en los 90s, reflejada en nuestro hobby de rebobinar y grabar cassettes para gastar como nunca esas cintas cargadas de melanco-holismo pre-era digital, se impregnan en este “sencillo” que alcanza ese sentimentalismo putoide (?), al que tanto nos acostumbró Él Mató en los últimos años.


Toca la fibra más Los Accidentes que puede, como una bola de nieve de sarcasmos que se van transformando en verdades. El “Fui lo mejor de vos”, logró quedarse en el podio de las líneas más copadas de este lanzamiento. Si eras de los que en el pre-escolar dibujaban afuera de la raya, este es tu tema, chabón… :* Las guitarras se despegan del suelo cual chancho floydiano y te llevan a recorrer esos paisajes del pasado, que hace rato duermen enterrados entre los escombros de tu memoria.


Es un asesinato en forma de cuento, que remite a un sonido muy beachboyesco y cuya lírica se lanza un toque hacia “El fantasma” de Árbol. Las entonaciones lo-fi, el sonido de la internet conectándose en su época más dial-up, las pausas y otra vez las cuerdas rasgueándose al palo, convierten este mp3 en un delicioso postre de domingo, que podés guardar en la heladera y volver a disfrutarlo el lunes.


Como si fuera un lisérgico capítulo de Carrusel, protagonizado por un Cirilo de ácido escupiéndole en la cara a la estatua de Fray Martín de Porres, liSergio tira una muy correcta intro de farfisa, cuando al minuto, por lo visto parece que le empieza a pegar en medio de la clase de la Maestra Jimena y después de armar un kilombazo en plena hora cátedra, le relata a la directora, a sus papás y a la policía (??) cómo arrancó ese día su viaje al colegio, a bordo de una calesita mental a falta de transporte escolar.


La mitad del álbum baja un poquitito un cambio, pero sin abandonar nunca su impronta de revivir traumas noventosos y exorcizarlos a través del arte. Ahora, LA GRAN PREGUNTA ES: ¿Todas las historias le pasaron realmente al vocalista?. Si es así, en este punto, revela cómo era de tranqui su época de soltero sin mayores preocupaciones que: ¿qué podía hacer para cenar?...


Es el mejor momento de todo el material. Un hit automático desde lo conceptual a la manera en cómo va derritiéndose en tus oídos. Las caras de Pablo, Pachu, el Oso Arturo, la Enana Feudale y Carna ¡Clin!, invaden tu cerebro cuando el coro incendiario repite el nombre de este himno anti-beatlesco, en el que te querés quedar para siempre.

PD 1: Y, en serio, tantas canciones pudiste elegir y nos cagaste Twist and Shout, Tinelli cabezón, cuervo, botón!.


Ésta parece ser una de esas composiciones a las que en las primeras veces no le das mucha bola, sino de las que se van filtrando lentamente entre tus favoritas. No porque no sea digerible, sino porque a estas alturas del disco ya tuviste muchos puntos altos, valga la redundancia o la ironía. Mark Chapman estaría feliz cuando se canta el plan de: “Voy a matar a John Lennon” (!!!)...


Habla de un probable campamento infestado por insectos zombies alienígenas, que vienen a reclamar su trono de Gobernadores de la Vía Láctea o sencillamente es música para consumir fuertísimo en tu walkman de color amarillo, mientras pilotás tu jet privado rumbo a bombardear Siria.


Un frenético final anticipado, que ni siquiera es el final, infecta los parlantes de ecos que raspan el cielo, como si todo se tratara de un último desquite antes de abrirse de ese moquete trans-generacional, que él mismo empezó contra sí. mismo. El pedazo de himno épico que suena antes de terminar, le hace justicia a algo que todavía no sé qué es.


Si se le pudiera objetar algo a toda la obra, es que personalmente le hubiera desplazado el lugar a donde se pronuncia el acento de: “Cuarentá y un grados” por: “Cuarénta y un grados”. Pero si bien la mayor parte del tiempo, este multi-instrumentista conocido como Sergio López Mussi se dedica a la publicidad, no tiene por qué bancarse un cambio de cliente a estos 2 metros 10 de la vida, porque ya le acaba de regalar a la humanidad un cd redondo por dónde se lo mire (???), para refrescar la escena local con mucho grunge, que le pela japiró a todo lo que existe porque alguien tiene que hacerlo. 

PD 2: La amenaza que suena al cierre: ¿Es la matanza del liberal ese?.



PD 3: Para darle play de corrido a: "Los Teleprompters", el debut en sociedad de Los Teleprompters, hacer click acá: 


PD 4: El arte es de Junior Riveros.

viernes, 20 de enero de 2017

25 RAZONES PARA IR A LA CHISPA BAR.



1. Todas las bandas nuevas del momento (que pegan) tocan ahí. Si no todavía no tocaste en La Chispa, a lo mejor no pegás tanto…

2. Está sobre plena calle Estrella y su correspondiente veDera, okupando un espacio público entre Colón y Montevideo, que se transforma en un escenario de arte en su estado más puro.

3- Si pasa un auto y le choca a alguien, ésta persona resucita al instante y la existencia sigue su curso de lo más normal.

4- Hay birra fría SIEMPRE, en formato ÑOÑO, a 12 mil guaraníes. ¡Una ganga para los altos estándares turísticos que se manejan en el microcentro de la ciudad de AsunZión!.

5- Si caés solari, sí o sí te encontrás con un amigo del pasado o conocés a un amigo del futuro.

6- Entre el público, generalmente, se encuentran agitando músicos que acaban-de o van-a tocar acto seguido o quizás un poco más tarde.

7- Nadie te jode: Ni si te metés al pogo en su punto más álgido (?), ni si usurpás las gradas del bar vecino mientras bancás a que empiece la joda, el respeto hacia el semejante es tal que podés estar nomás ahí en tu mundo, divirtiéndote trankill, sin la paranoia de que te va a caer un portaaviones lleno de sanjos a hacerte probar las delicias del asfalto o algo parecido...

8- Los shows duran lo que tienen que durar: Desde 14 minutos hasta 45, van directos al cuello y sin mediar palabra.

9- El lugar es child friendly: Si a alguno se le da por salir a jugar frente a un vehículo, una barricada humana levanta el culo del asiento y lo protege hasta que cese el peligro.

10- Suena el playlist de los perros: Desde el hardcore más sadomasoquista (?), hasta placeres culposos que no escuchabas desde la época dorada de Radio Disney (??).

11- No se discrimina a las personas por su elección sexual ni política: Aunque si sos un colorado de mierda, evidentemente vas a encontrar más tu hallo en el shopping o careteando por ahí.

12- Se ubica en una pendiente que es un poco trambólica, ideal para la práctica de deportes extremos como: el skateboarding, el longboarding y el caminar aboarding del abismo.

13- Cuenta con su propio VIP Parado y VIP Sentado: vos elegís dónde te sentís más cómodo y el único que puede moverte de ahí, sos vos mismo.

14- El acceso es absolutamente gratuito. Y la salida también.

15- No corroboré este dato, pero: en algún momento escuché que había empanadas.

16- Si por esas cosas de la vida te despertás al día siguiente y no te acordás un carajo de lo que hiciste (cosa improbable pero no imposible), revisando un par de historias de instagram ya podés armarte toda la película.

17- En el caso de que tengas algún tipo de fobia a la música (?), tienen un salón donde solo hay dibujos y pinturas. Igual se filtra el sonido, pero… ¡Quedate en tu casa nomás entonces!.

18- Si tenés calor, sacate el short (?).

19- Podés llevar lo que vas a consumir: No hay un patovica ni un seguridad que te hagan bullying por ir con tu merendero o tu botella de Ari.

20- Cada evento es a pulmón, do it yourself, voyaseo… lo cual le da un valor agregado de por sí.

21- Cuando pasa la cana, se queda un flá y después todo vuelve a estar eternamente bien.

22- Está atendida amablemente por el propio hijo del dueño, también conocido como Rubén, El Flako o Vladimir Raskalnikov (para los fans del Face).

23- Es el primer boliche donde podés decirle a tus padres que vas a estar en compañía de un adulto responsable y es cierto, porque Pachín te cuida.

24- Es el sitio perfecto para recomendarle a alguien que está en esa onda de no saber qué onda.

25- ¿Ya dije que hay Ñoño a 12 mil?.

Un vídeo publicado por Gabriel Silva (@1robotciego) el

viernes, 6 de enero de 2017

HOY: PYRAMIDES Y DI GIOVANNIS ROMPEN TODA ASUNZIÓN


Esta noche en La Casa de Etilio (Boggiani 6074 esq. RI I 2 de Mayo), el aperground local tiene una cita con guitarras furiosas y un patio gigante lleno de árboles para perderse. Porque llegó la hora de ver debutar a 2 bandas argentinas más, de esas que agarran la mochila y sin pensarlo se sumergen en esta pileta de lava que es el Paraguay, y comprobar si como público somos realmente igual de cálidos o una manga de pecho fríos (?).

Desde las 7 PM, a solo 20 mil, tu persona y la de tus acompañantes podrán apagar el switch del estrés y entregarse a los placeres de la música fuerte y el desenfreno (??), con:
Pyramides: un cuarteto que llega desde Avellaneda, trayendo su post punk y dream pop, cosa que se materializó en un EP, llamado EP 2014, que lo escuchás acá: https://pyramides.bandcamp.com/releases

Di Giovannis: es un dúo de cyber-punk rock con tintes oscuros y pulso muy muy frenético, ideal para amanecer con dolor en la nuca de tanto headbanguearla. Pero ojo, no te vayas tan al carajo que mañana tocan de vuelta. Pispealos acá: https://digiovannis.bandcamp.com/

Por otro lado, la fiesta estará amenizada por:

Empanadas con Pank: un trío que logro filtrarse en nuestros celulares y convertirse en uno de los virales más vistos del 2016, con su tema “LAS” donde debutaron en sociedad marcando territorio, cual Miss Universos del under.




Juventud Falafel: dueto a cargo de @ShisCake (ami de la casa) y Enri el batero, que hace una semana tuvo su primer toque en La Chispa y hoy buscará la consagración frente a ese público que siempre dice acompañar a las bandas desde abajísimo.

The Crayolas: conjunto moderno de la actualidad recomendado por @espunkee, donde toca el batero de Luisonz…

Mientras que en los intervalos, el Dj Himura hará sonar su pendrive seguramente…

Este desmadre cuenta con el apoyo incondicional de: Chernobyl Radio Activa.

Nos vemos en el pogo!

miércoles, 4 de enero de 2017

9 COSAS QUE ME PASARON DESPUÉS DE ESCUCHAR "PET CITY", EL NUEVO LP DE EEEKS.



1- Il novo 60s: De entrada, el tema es un submarino amarillo nodrizo (?) que emprende un viaje hacia el knock out instantáneo, esquivando todo tipo de dudas. Una manifestación digital de que ese bardo mental musical creado en los 60s nunca se fue, sino que andaba de parranda… El hecho de saber que en cualquier momento puede disfrutarse de esta gema en vivo, le da al cuerpo un pirí intensifies. El clímax llega de la mano de esa línea que remite al “Dancing Queen” de Abba. 


2- Ringo Teenage Dreams: Esta versión más limpia que la que dio vueltas en la internet hace unos meses, dan ganas de salir a bailar haciendo pasos tontos, equivocándose a propósito… Y cerrar los párpados hasta que el mundo se vuelva todo blanco y negro. Si los MGMTs fueran paraguayos sí o sí los llevarían de gira por el universo. La alegría in crescendo que transmite en la última parte el pianito es tal, que no vas a creer que no tenemos mar, man…


3- Feel awakens: Se te mete por los poros. Una canción de energía asfixiante, donde la voz de Ana brilla reclamando al viento algún futuro proyecto solista, con soniditos de calculadoras remixados por Siri (?). Precisa y preciosa, antes de que te des cuenta, decís: ¿Ya terminó?.


4- Let me be your pet: Es ideal para salir a “palmear” un sábado a la mañana “like a Boss”, con el boombox apoyado al hombro o patinando descalzo sobre el asfalto bien caliente. O todojunto. Quizás estemos frente a la nueva melodía más pegadiza de la banda. Su aroma vintage te reconecta con todas esas sensaciones que (a lo mejor) experimentaron tus viejos cuando estaban tratando de convertirse en tus viejos. Su psicodélico niahismo sobre el final, es capaz de mandarte al carajo para siempre


5- Get sleep: Si así se lo propusiera, podría lograr que te duermas literalmente… A menos que la planteemos como el soundtrack perdido de uno de esos bailes donde se eligen al Prom King y la Prom Queen, que veíamos en las películas... Cual barrabrava melancólico, Aaron emerge celestial en un: “Oh oh oh oooh”, para terminar deslizando suaves sollozos sobre probablemente, una de las baladas más tristes de todos los tiempos.


6- Holy warbles: Es un registro con la personalidad tan madura como para pasar (si nadie te avisa antes) por un lado B de cualquier otra banda del rubro. ¿Pink Floyd?. ¿The Flaming Lips?. ¿T-Rex?. La cantidad de capas que le van sumando encima resulta en un caldo de emociones, que se superponen en un extraño pogo imaginario.


7- Party motel: Se me antojó la idea de que si el payaso Triki-Traka conocía a Mike Patton por esas casualidades de los agujeros negros y demás, podrían cantarla juntos de fino, dentro de su repertorio. Hay un cumpleaños muy feliz aquí adentro. Un baby shower hipster. Un bar mitzvah junkie (?). Una exaltación solapada del arte de sobrevivir.


8- Moon room: Y siguiendo con las comparaciones o asociaciones libres de ideas, ésta hubiera sido música para ambientar los últimos días de Kurt Cobain o atardeceres en Sanber con tu amor de este verano, en caso de que cuentes con uno a mano. Una mescolanza de no saber si está todo bien o está todo mal, que en cassette debe sonar una locura.


9- Pet city: Es la reencarnación del espíritu adolescente de John Lennon en 5 pibes que tomaron AsunZión como su laboratorio liverpoolesco. Como último track, consagra a Eeeks como el futuro hecho presente del rockNa o al menos: un elegante punto de quiebre. Un sable láser que corta totalmente con los estilos con estilo. Y que te deja pensando, seas músico o no, en: ¿Qué más lo que será que va a venir después de esto?. Number nine… number nine… number nine…



arte de tapa: @regirivas
foto: @albie89